top of page

Altos costos de fletes: ¿por qué está ocurriendo?


vista aerea de un patio de contenedores
El aumento en costos afecta a la mayoría de rutas marítimas | Shark Optimization

Las empresas están pagando fletes exorbitantes y nunca antes vistos para lograr movilizar su carga desde los puntos de origen hasta los puntos de consumo. En América Latina los fletes de Asia han pasado de un rango entre USD 2,000 y USD 4,000, a superar USD 15,000 por contenedor. El aumento en costos de transporte afecta a la mayoría de las rutas marítimas y las reservas para embarcar (bookings) escasean.


El aumento extraordinario en los precios de transporte marítimo y la escasez de reservas no tienen una explicación única. Existe una variedad de factores que explican la situación actual y nos dan pistas de qué esperar hacia el futuro.


1. Incremento en el consumo de bienes

Una de las principales consecuencias del confinamiento fue una preferencia por consumir bienes en lugar de servicios. En Estados Unidos, los incentivos económicos contribuyeron al aumento en compras de productos físicos. Este mayor consumo de bienes se traduce en mayor necesidad de transportar los bienes desde las ubicaciones de producción hasta los puntos de consumo.

2. Congestión y cierres en puertos

A finales de mayo de 2021, el puerto de Yantian suspendió parcialmente operaciones por un brote de Covid-19 en sus trabajadores. El puerto de Yantian maneja el 25% de las exportaciones de China a Estados Unidos y se estima que unos 25,000 TEUs se dejaron de manejar por cada día que tomó la suspensión.


En agosto de 2021 se detectó un caso de infección en Ningbo causando el cierre parcial de otro puerto importante en China. Los cierres de puertos obligan a las líneas navieras a decidir entre esperar a la reapertura del puerto, o evitar el puerto y causar congestión en los puertos cercanos.


La congestión en Asia tiene un efecto dominó en los puertos del resto del mundo. En el puerto de Los Angeles, el pasado junio 2021 fue el mes de junio con mayor carga en sus 114 años de historia. En Guatemala el flujo de contenedores en puertos tuvo un alza de 15% en el primer semestre de 2021, mientras que en Panamá aumentó 12% en el mismo periodo.


La congestión disminuye la confiabilidad en los tiempos de llegada y tiene un efecto directo en el costo. Mientras el Covid-19 no esté bajo control, se esperan más cierres de puertos y la congestión asociada en toda la cadena de suministro.


3. Escasez de contenedores y de barcos

La congestión en puertos compromete contenedores y barcos por largos periodos de tiempo. Recientemente, el CEO de la línea naviera Hapag-Lloyd expresó que necesitan un 11% adicional de contenedores para transportar la misma cantidad de carga debido a la congestión de la red de transporte. Otros factores como el hundimiento de contenedores por mal tiempo o el muy conocido atasco en el Canal de Suez contribuyen a limitar aún más la capacidad de transporte.


Antes de la pandemia era fácil conseguir barcos adicionales para aumentar la capacidad de un servicio de línea. Hace un año el 11% de la flota global de buques de contenedores estaba inactiva. Ahora, solo el 2.5% de la flota está inactiva. Como resultado, los costos de operar el transporte marítimo han aumentado considerablemente. Recientemente un buque de 5,042 TEU fue fletado por un periodo de tres meses a la cifra astronómica de USD 160,000 por día, cuando en los últimos años la tarifa se mantuvo por debajo de USD 40,000 por día.


De la misma manera, aumentan los precios de fletes marítimos para importadores y exportadores. Las líneas navieras reportaron ingresos récords en el primer trimestre del año: USD 27,000 millones. En solo un trimestre superaron los ingresos de todo el año 2020. Los analistas estiman que este puede ser el año en que los ingresos anuales de las líneas navieras superen USD 100,000 millones.


¿Qué esperar en los próximos meses?


Es difícil estimar cuando se estabilizará el transporte marítimo. Algunos expertos en la industria estiman que lo más temprano puede ser el primer o segundo trimestre del 2022. Mientras tanto es posible esperar que los costos de transporte continúen aumentando y que la confiabilidad del servicio se mantenga baja.


En el siguiente artículo presentaremos algunas acciones que las empresas pueden tomar para lidiar con la situación actual de transporte.



Comments


bottom of page